Carlos Castro de 41 años de edad no soportó la pérdida de su conviviente meses atrás, situación que lo condujo a tomar la fatal decisión de acabar con su existencia.
Ayer la fémina cumpliría dos meses de haber fallecido, y Castro consumido por la depresión decidió ahorcarse para reunirse con su amada esposa.
Según los familiares del infortunado hombre, la víctima sumido en depresión optó por quitarse la vida dejando a tres hijos, que hoy lloran la pérdida de sus progenitores.

Esperarán el arribo de su madre
Consternados por el lamentable suceso, los familiares de llegaron hasta el anfiteatro de la capital fluminens, quienes a pesar de que conocían los difíciles momentos que él atravesaba, no imaginaron que llegaría a tomar la fatal decisión.
Su hermana, Gladys Castro, mientras aguardaba que al cuerpo del fallecido le terminaran de practicar la necrópsia, recordaba que había acordado con su hermano mayor acudir ayer juntos hasta la Isla de Bejucal, jurisdicción del cantón Baba en la provincia de Los Ríos, para visitar el sepulcro donde yacen los restos de su amada, pero él se le adelantó, probablemente con la intención de tener tiempo para perpetrar su plan.
Castro se desempeñaba como chofer en Baba, y sus restos serían sepultados posiblemente mañana debido a que esperarán el arribo de su madre que radica en Chile.

Líderes en Información.

@omarm313

0985875549