El mal temporal merma el rendimiento y propicia la proliferación de plagas en los cultivos.