Según las primeras versiones se trataría de un hombre de 52 años.

Sucedió cuando una marea de personas lo aplastaron accidentalmente con el afán de ingresar.