Trabajo ordenó incautar bienes por un pendiente de $ 3,9 millones

Para evitar el contagio de una empresa a otra, la empresa Agrícola Bananera Clementina pagó los 3,9 millones de dólares que le exigía la Inspección de Trabajo de Babahoyo y se impedía así que siguiera el proceso de embargo contra la Industria Cartonera Ecuatoriana que, según se recogió ayer, afrontaba un proceso ejecutivo inminente.

El gerente general de esta última, Leonardo Noboa, confirmó en rueda de prensa que se había efectuado el pago a las cuatro de la tarde con el fin de interrumpir el proceso de coactiva.

Trabajo había dispuesto la incautación de un bien inmueble de Cartonera para forzar al grupo a cubrir un pendiente, por desahucio y jubilación, con 1.853 trabajadores que salieron de La Clementina cuando esta fue a su vez embargada, en 2013, para cubrir las deudas que el grupo Noboa tenía con el Fisco y que entonces superaban los 100 millones de dólares.

Hasta ahora, Clementina había defendido que esos 3,9 millones de dólares que Trabajo ordenaba cancelar a sus ex trabajadores eran una deuda “ilegítima”. Ahora, sin dejar de considerar que no hay sustento legal para tal obligación, la bananera abonó los 3,9 millones de dólares para evitar más daño a las empresas del grupo Noboa, del excandidato presidencial Álvaro Noboa.

De hecho, el gerente general de Cartonera aseguró que el grupo va a interponer las acciones legales correspondientes para que el Estado repare el daño que ha hecho a las empresas del conglomerado de Noboa.

“Por una deuda de 3,9 millones se ha afectado a más de 50 empresas del grupo en todo este tiempo”, dijo Leonardo Noboa. Ahora, solo esperan que el remate de Cartonera y las medidas cautelares queden ya levantadas.